Opinión Legal

Opinión Legal

Lic. Oscar Díaz

La gobernabilidad en turbulencia

18 Enero 2017

firma@dgabogados.mx

Por: Lic. Oscar Díaz

Han sido caóticos y hasta cierto punto inéditos los últimos días en México, particularmente en BC. El gasolinazo nacional ya conocido, Videgaray a la SRE, la nueva ley del agua del Estado, marchas, protestas, tomas de garitas, el dólar en las nubes, inflación, la violencia recrudecida y Trump por llegar, ¿quieren más?; volamos entre neblina y con turbulencia.

Son tiempos malos y difícilmente mejoraran en el corto plazo, el reto para el Presidente es enorme y lo más difícil de enfrentarlo es tener que hacerlo con muy poca capacidad de gobernabilidad, me explico:

Dado el desgaste acumulado por Peña durante lo que va de su mandato y con el énfasis negativo muy particular de las últimas semanas la aprobación popular de su gestión ha alcanzado un mínimo histórico del doce por ciento según una reciente encuesta publicada en Reforma, incluso se ha difundido la posibilidad de que su aprobación sea de un solo digito.

Con ese nivel de animadversión de los mexicanos en contra de su presidente se antoja complicado componer la plana, la credibilidad sobre su capacidad es casi nula, y lejos de parecer un estadista -como alguien lo ha intentado identificar lambisconamente de manera reciente- la impresión popular es la de un gobernante corrupto, inepto y contraproducente. De ese tamaño es su problema para gobernar dos años más al país mientras se llegan las siguientes elecciones que ya están en puerta.

A las tragedias nacionales entonces se le suma una más: la total falta de liderazgo del capitán que lleva el barco, ¿quién podría ver con seriedad hoy a Peña como un líder?, creo que muy pocos, según la encuesta precitada aproximadamente solo un doce por ciento. Con esos números lo que haga bien en adelante nadie se lo reconocerá porque el sospechosísimo popular invadirá como cáncer cuestionando los motivos colaterales y ventajosos de sus decisiones, lo que haga mal lo seguirá sepultando aún más; vaya escenario.

Su evidente falta de liderazgo puede hacer más daño que todo lo enumerado al principio de este artículo y no se ve por donde puede recuperar lo perdido. Justamente a raíz de las medidas impopulares emprendidas hace unos días por su gobierno se empezó a gestar en el país una participación ciudadana que hasta ahora no se había visto, un involucramiento que hacía falta desde hace tiempo, en algunos lugares fue más intensa por las tradiciones históricas, las condiciones geográficas o las coyunturas como en BC, donde además se conjugaron las molestias nacionales con la inconformidad relativa a la aprobación de una nueva ley del agua.

El gobierno federal no reculo en el gasolinazo pero de inmediato empezó a hacer circo, maroma y teatro para apalear el descontento. En Baja California con suma hipocresía se presentó una iniciativa por el Gobernador  para abrogar la incómoda ley del agua. Distintos gobiernos estatales del país y distintos congresos empezaron a renunciar a prebendas, se cancelaron programas de reemplacamiento, se exentaron pagos y se eliminaron alzas en impuestos, el INE incluso cancelo la construcción de su nueva sede nacional y hasta se ha presentado ahora si formalmente en el congreso una iniciativa para reducir el número de legisladores en México, yo me pregunto ¿acaso eso no podía haber sucedido antes del gasolinazo?

Los distintos políticos y gobernantes están leyendo el nivel de descontento social y ahora cual si fuera una carrera han entrado a la vorágine de ofrecerle más comprensión y empatía al pueblo para ganar buenas voluntades. Algunas de las medidas en verdad serán honestas y espontaneas, al igual que algunos de los actores que las gestionan, pero pocos nos tragamos el cuento de que hoy todos quieren comprender al pueblo y se preocupan por ayudar a los jodidos de la noche a la mañana, en realidad esta inercia más bien obedece a una competencia entre iguales donde el que se queda atrás se ve muy mal.

Es de resaltarse como la participación ciudadana en realidad genera resultados casi inmediatos -por si alguien lo dudaba-, mientras esto beneficie al país que importa si las acciones y decisiones de funcionarios o políticos son hipócritas u honestas, lo que interesa es que den buenos resultados. Tal vez el presidente tenga poca gobernabilidad por enfrente pero la ciudadanía siempre podrá estar ahí para indicar el rumbo a seguir.

El autor es abogado litigante y analista político, titular de la Firma Legal DIAZ GOMEZ ABOGADOS, egresado de la UABC, con Maestría en Derecho Constitucional y con Especialidad en Derecho Civil, Mercantil y Familiar.

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.